Todo sobre las cremas solares para los niños.

Cremas solares para niños.

Si bien lo más adecuado sería preguntar al pediatra o dermatólogo cuál es el factor de protección correcto para nuestro hijo, un punto de partida podría ser un 30 de factor de protección, y si además tiene la piel sensible, utilizar una crema especifica para su piel.

A veces no hay manera de que se estén quietos para echarles bien la crema. Distraerlos contándoles un cuento o explicándole alguna cosa puede ayudarnos con esa tarea.

 Todo lo que necesitas saber sobre cremas solares.

Las cremas solares especificas para los niños son resistentes al agua, a los roces, al cloro y a la transpiración. Debes mirar que este testada bajo control pediátrico y dermatológico, sin colorantes ni perfumes pero con ingredientes calmantes y nutritivos. Ten en cruenta que los niños juegan en la arena y se pasan horas en ella por lo que necesitan este tipo de cremas solares específicas para ellos.

Las cremas solares que protegen contra picaduras de medusas o picaduras de insectos son igual de eficaces que las convencionales, aunque debes seguir las indicaciones del laboratorio.

Hay que aplicar una abundante cantidad de producto al menos media hora antes de la exposición al sol, y así podremos estar tranquilos de que estará bien protegido. Deberemos repetir la aplicación cada dos horas como mínimo o cada vez que salga del agua, aunque la crema sea resistente a ella.

Los sitios donde nunca se nos debe olvidar la crema son el cuero cabelludo y la nuca, las orejas, los pómulos, la nariz, los hombros, la parte superior de los muslos, la planta del pie y empeine, áreas que sobre todo hay que enfatizar en los bebés.

Hay que utilizar la crema solar aunque esté nublado, o estemos debajo de la sombrilla o los árboles, ya que éstos no filtran los rayos ultravioleta.

Las cremas del año anterior pueden estar deterioradas por el tiempo y el calor dejando de ser eficaces para la protección. De todas maneras, las cremas tienen una duración limitada una vez abiertas. Es por ello que lo mejor es renovarlas cada temporada.

No bajéis nunca la guardia y proteged bien a los mas pequeños, pues son los más propensos a tener quemaduras solares y sus consecuencias a lo largo del tiempo no son nada aconsejables.

Déjanos tu comentario: