Regalar eternidad, regalar pendientes de oro.

Diciembre es un mes especial para regalar. Y qué mejor forma de hacer un regalo eterno a las pequeñas de la casa que regalar unos pendientes de oro, una pulsera o un colgante. Se acerca la Navidad y este mes está lleno de magia y amor.

Cada niña tiene alrededor muchos familiares que les regalan muchas cosas para navidad. Papá Noel y Los Reyes Magos traen infinidad de peluches, muñecas, juegos, ropa,… pero algunos familiares prefieren regalarles algo más especial.

Regala algo especial. Regala oro.

Una idea original y perdurable en el tiempo es regalar unos pendientes de oro. Algunos adultos todavía guardan las joyas que les regalaron cuando eran bebés sus abuelos, sus tíos, o sus padres, trayendo entrañables recuerdos de esas fiestas y de esos familiares tan queridos.

Hablemos entonces un poco de algunos modelos muy a la moda, perfectos para regalar en estas fiestas.

Los pendientes en forma de flor es lo que más se lleva. Los pequeños modelos con piedras son tendencia. Las flores están relacionadas con el amor y aunque cada una tiene su propio significado, este regalo ofrecerá todo su amor a quien se le regala.

Los pendientes en forma de estrella se ven hermosos y son apropiados en estas festividades. El que regala una estrella lo hace por amor y cuidado a la persona que se lo regala, simboliza que se mantendrá siempre cerca y en armonía hacia ella, la protegerá y siempre querrá lo mejor para la obsequiada. Representa la armonía del cuerpo y del espíritu.

La medalla del árbol de la vida es muy actual por su simbología naturalista. Representa la eternidad en la naturaleza y nuestra conexión con el suelo, la superficie y el cielo, al igual que las diferentes partes de un árbol. Tiene un origen religioso. Se hace referencia en la biblia, donde en Génesis se habla de este árbol colocado en el centro del Edén, y también en la cultura celta, donde los árboles eran la esencia de la vida.

La mano de Fátima  se regala para traer buena suerte. Según la superstición, no puede ser comprada por uno mismo sino recibida como obsequio. La hermosa leyenda cuenta que Fátima estaba preparando la cena para su esposo Alí, cuando este llegó con una concubina. Fátima enojada metió su mano desnuda en la pasta hirviendo. Debido a la tristeza tan grande en que estaba sumida, no sintió dolor. Por eso se le atribuye la suerte, la paciencia y la lealtad de quien la porte. Pero en realidad proviene de los países árabes y significa mano de Dios, y con ella se quiere ser bendecida y vista por Dios. Se hizo muy famosa con el libro “La mano de Fátima” de Idelfonso Falcones. En algunos sitios, como la India, se utiliza como amuleto contra el mal de ojo, los celos y envidias de otras personas.

Espero que os sirvan estas ideas, y sobre todo que dejéis que la magia inunde estos días, disfrutéis de la familia, los amigos y días hermosos.

Déjanos tu comentario: