Qué hacer después de poner los pendientes a nuestro bebé.

Después de poner los pendientes al bebé

Tras decidir ponerle sus primeros pendientes a nuestra hija recién nacida (o quizás hemos preferido esperar y ya es algo más mayor) lo siguiente habrá sido decidir el método y a dónde acudir para hacerle los agujeros. En entradas anteriores os hablamos sobre ello:

 

 

¿Qué método hemos elegido finalmente? Ha podido ser bien mediante la pistola perforadora en farmacia, método rápido pero muy ruidoso, por lo que hay que sujetarle muy bien la cabeza para que no la mueva. O bien el manual mediante aguja ejercido por un enfermero cualificado, método más lento aunque tampoco excesivamente. Sólo se tarda un par de minutos en las dos orejas, si bien gana al anterior método en cuanto a suavidad y precisión. Pero aún no acaba aquí el proceso. Ahora debemos cuidar de que los agujeros curen adecuadamente.

 

Cuidados tras hacer los agujeros para los pendientes

 

Es muy importante curar de forma correcta los agujeros para que cicatricen bien. Estos tardarán entre 3 y 7 días en cicatrizar, pero no podrás cambiarle los pendientes hasta que no pasen de 2 a 5 semanas, pues es lo necesario para que la abertura se mantenga. De todas maneras debemos atenernos a las indicaciones que nos dé nuestro pediatra o enfermero.

 

Extremar los cuidados con los agujeros para los pendientes

Algunos de los consejos en los que casi todo el mundo coincide a la hora de hacer dichas curas es, por ejemplo, limpiar la zona con el antiséptico que nos recomienden, mantener seca la zona para una buena cicatrización, mover los pendientes con suavidad atrás y adelante y girarlos para que el nuevo tejido que se forma intentando cerrar la herida no se adhiera a ellos. Las manos deberán estar siempre limpias para tocar esta zona (por lo una buena hora para hacer todo esto es la hora del baño). Deberemos apretar la rosca del pendiente. Si ves que sobra algo de filamento cuando ajustes el tornillo, no es que éste sea grande, si no que están realizados así a propósito para cuando el bebe crezca y aumente el tamaño del lóbulo.

 

Pueden surgir algunas complicaciones aunque muy poco frecuentes. Puede que alguna de las perforaciones se infecte por lo que deberemos estar atentos si notamos inflamación de la herida, calor o pus. La dermatitis alérgica es otra complicación producida por un pendiente de un material inadecuado (debe ser de oro o de plata). Que el tornillo se desplace dentro del agujero por un tirón es algo que también puede suceder. En todos los casos deberemos acudir a nuestro pediatra para que determine el tratamiento y procedimientos a seguir.

Déjanos tu comentario: