Propuestas de actividades para niños para divertirse en verano.

Se acaban las  clases, los niños tienen sus fiestas de fin de curso, y ahora…llegan las vacaciones. Durante casi tres meses los padres cuadran para conciliar la vida laboral y las vacaciones de los niños a la espera de tener toda la familia sus días de ocio juntos. Hay quienes piden ayuda a familiares y otros recurren a las propuestas de los ayuntamientos o de los colegios. Pero hay un montón de actividades para los peques, y tenemos que hacernos algunas preguntas para decidir la más adecuada para ellos. ¿Cuál es su hobby favorito? ¿Les gusta el deporte? ¿Por qué no aprovechar para aprender idiomas?

Los niños necesitan actividades y juegos, explorar y descubrir el mundo y jugar con otros niños, y ahora tienen mucho tiempo de ocio para hacer muchas cosas. El verano es un tiempo repleto de posibilidades para desarrollarse y aprender.

Aquí tienes muchas propuestas,  con los beneficios que les aportan, así como algunas ideas para aprovechar el tiempo que estemos con ellos. ¡Y diviértanse!

Propuestas de actividades para niños en verano

El juego es fundamental para el desarrollo emocional y aumenta la autoestima y confianza. Contribuye a crear un buen clima para fortalecer y estrechar los vínculos familiares.

Campamentos de verano: Estar en contacto con la naturaleza, actividades de aventura, talleres… Este tipo de campamentos nos ofrecen infinidad de actividades para que los niños tengan recuerdos inolvidables. También los hay para los amantes de los animales en los que aprenden a cuidarlos además de disfrutar de ellos.

Campamentos deportivos: Y como no los tradicionales campamentos deportivos. Tanto clubes como centros deportivos ofrecen estos campamentos tanto en sus sedes como en plena naturaleza. Busca el deporte que a tu hijo le guste, fútbol, baloncesto, tenis… seguro que se lo pasará genial imitando a sus ídolos y conocerá a muchos niños con sus mismas aficiones. Tal vez tengas delante de tus ojos al futuro Rafa Nadal.

Campamentos de inglés: El sueño de todas las madres y padres. Además de divertirse aprenderán muchísimo de una manera lúdica y natural. No solo existen destinos en España. También podrán viajar al extranjero para aprender no solo el idioma sino también la cultura del país. Pero hay un nivel más, hay programas para toda la familia, y padres e hijos podrán aprender y vivir esta experiencia. Son las vacaciones perfectas para toda la familia.

Talleres de verano: La última (y adecuada) moda son los talleres de ciencia y tecnología. Darán sus primeros pasos como científicos, en física, química, robótica o incluso programación. Tal vez sea un futuro gran científico.

Museos: También hay muchos talleres artísticos en museos, en donde hay manualidades y actividades orientadas a despertar el arte y la cultura en los más pequeños. Estos talleres aumentan la creatividad y sensibilidad en los niños.

Zoos: En muchos zoos ofrecen cursos de verano sobre el mundo y los animales que aquí habitan. No solo aprenderán sobre el planeta y sus secretos y criaturas, sino que además ayudarán con sus cuidadores . ¿Quién no ha querido ser veterinario de niño?

Talleres de cocina: Talleres de cocina para niños o campamentos para mini-chefs. Tal vez tengas un futuro chef en casa. Si le encanta cocinar contigo o ver programas de cocina, activa sus habilidades en estos talleres.

Música y teatro: Campamentos y talleres de música y artes escénicas. ¿Será actor o cantante? Existen muchas clases para el verano que desarrollan sus dones artísticos. Canto, baile, instrumentos musicales… e incluso dirigidos a la creatividad para decorados y atrezzo.

Cursos de verano en la playa: Deportes acuáticos y náuticos, surf y kitesurf. Qué mejor y refrescante forma de pasar el verano que al lado del mar o del lago. Disfrutarán del mar, harán ejercicio y se divertirán junto a un montón de amigos.

Juegos en casa para divertirnos en familia: Pintar manos y pies sobre un papel o cartón es una actividad que además de ser superdivertida estimulará su desarrollo psicomotor. Quedar con sus amiguitos en el parque y pintarles las caras les encantará. O hagamos una obra de teatro de un cuento, y su imaginación se desbordará. Y no olvides juegos en el agua, la manera más fresquita de divertirse, eso sí, siempre muy vigilados. O pasar un día en el campo, otro día en el parque o ir al zoo, al cine, al teatro o a ver unos títeres son otras opciones divertidas de actividades a organizar.

Esperamos haber aportado ideas para pasar un verano divertido y lúdico, tanto para los niños como para la familia. Y lo dicho, ¡a disfrutar!

Déjanos tu comentario: