Primera pulsera que mide las constantes vitales del bebé.

Cinco jóvenes emprendedores, dos ingenieros, un bioquímico, un pediatra y un economista, han inventado la primera pulsera capaz, en tiempo real, de entender y transmitir información importante sobre el estado de salud de los bebes y niños pequeños, midiendo las constantes vitales del bebé.

Este nuevo dispositivo  se llama Liip Smart Monitor,  y monitoriza la frecuencia cardíaca, saturación en sangre y temperatura, lo que ayuda a detectar crisis epilépticas, convulsiones febriles, apneas nocturnas, arritmias, taquicardias o bronquiolitis, así como situaciones inesperadas que conlleven una parada cardiorespiratoria. En la neurología pediátrica se acelera la respuesta ante situaciones imprevistas causantes de secuelas como muerte súbita o atragantamiento.

También ayuda a los pediatras,  por los datos objetivos e individualizados que ofrece, al seguimiento del paciente. En pacientes prematuros, parálisis cerebral infantil y enfermedades neuromusculares, es muy beneficioso ya que suelen sufrir patologías con más frecuencia que otros.

Todo esto reduce el tiempo de asistencia con lo que puede evitar complicaciones en la evolución de estos procesos.

La pulsera se coloca en el tobillo izquierdo de los bebés y a partir del año en la muñeca izquierda. Hasta ahora no había ningún dispositivo que aportara una información tan completa hasta 14 horas seguidas sobre el bebé.

Incluye dos aplicaciones. Una es para los padres que notifica el estado del niño al móvil o tablet y que cuenta con una alerta sonora y un protocolo de actuación en situaciones agudas o criticas. La otra aplicación es para los pediatras que pueden personalizarlo al paciente, observando incluso al minuto los procesos patológicos o fisiológicos, pudiendo diagnosticar y poner un tratamiento más exacto.

 Las nuevas tecnologías y los investigadores sacan constantemente nuevas técnicas y dispositivos para darnos una mayor y más duradera calidad de vida.

Déjanos tu comentario: