Decoración Navideña con niños.

¡Nos encanta la Navidad! Sus dulces, sus reuniones familiares y, por supuesto, la decoración. Sobre todo cuando hacemos la decoración navideña con niños. Su carita se ilumina cuando decoramos el árbol, el belén, ponemos adornos por toda la casa, escribimos la carta a Papá Noel o a los Reyes Magos. La ilusión inunda nuestras casas y las llenan de luz.

Decorar el árbol de navidad es uno de los momentos que los niños esperan con más ilusión. Además de los adornos típicos podemos hacer algunas manualidades que después colgaremos y guardaremos de año en año para recordar estos hermosos momentos.

Decorar en familia

Podemos ir toda la familia a comprar el árbol. Podemos escoger uno artificial, duran años, pero al tirarlos generamos residuos poco ecológicos. Si escogemos un árbol natural, deberemos escogerlos que estén completos con sus raíces y tierra (no compréis los cortados ya que no se podrán replantar), colocarlos en una maceta lejos de la calefacción, no colocar iluminación ni rociarlos con nieve artificial (puedes utilizar harina para este efecto), y no tenerlo más de diez días dentro de la casa.

Para la decoración, una manualidad muy sencilla es decorar una bola de navidad de cualquier color recubriéndola con lana o cuerda. Podemos cubrirla entera o dejar que se vea un poco por debajo del hilo.

También podemos aprovechar para dar un paseo por el campo con los niños y recoger, ramas, piñas, flores y decorar con ellas el árbol y la casa.

Los niños suelen estar orgullosos de su trabajo y de sus logros, por lo que compartirlo con su familia crea un vínculo positivo de amor, comunicación y diversión.

Hay que decorar toda la casa. Podemos elaborar láminas navideñas o dibujos para decorar las estancias. Podemos utilizar algodón para hacer un muñeco de nieve, o realizar verdaderas bolas navideñas con un tarro de cristal: en la tapa pegaremos una figura o algo realizado especialmente para la ocasión con fieltro, creando nuestro escenario navideño. Luego rellenaremos de purpurina o nieve artificial.

Preparar un bonito centro de mesa navideño. Con un plato o cuenco, se colocan unas velas doradas en el centro y se rodea con una corona de muérdago u otros materiales como por ejemplo piñas o flores. Nuestros hijos se sentirán orgullosos diciéndole a los abuelos, tíos y primos como lo han realizado.

Si colocamos el belén con los niños podemos contarles la historia del Nacimiento de Jesús. Podemos utilizar papeles especiales que venden en los comercios para hacer las montañas, o el río, o bien utilizar las ramas, piñas y hojas que hemos recogido en el campo. Podemos incluir cualquier muñeco que ellos quieran integrar en su navidad.

Este belén podrá cambiar cada día. Deja que los niños jueguen con él, han trabajado muy duro en su elaboración y pueden recrear situaciones diarias, como que San José se vaya a trabajar, o que María vaya a lavar la ropa.

Disfrutad mucho en familia y felices fiestas.

Déjanos tu comentario: