Cómo hacer los agujeros para los pendientes

Cómo hacer los agujeros para los pendientes

No es fácil decidir cuándo y cómo hacer los agujeros para los pendientes. En nuestra anterior entrada te hablamos sobre elegir el mejor momento en que poner los pendientes a nuestro bebé.

Si ya sabemos que queremos ponerle los pendientes a nuestro bebé, ahora tenemos que decidir quién debe hacerlo y que método vamos a usar para hacer los agujeritos. Es muy importante escoger el sitio adecuado y un profesional especializado para estar tranquilos y poder transmitírselo a nuestra pequeña.

 

Cómo debemos proceder para hacer los agujeros para los pendientes

 

Lo primero que debemos hacer es comunicar al pediatra o enfermero que tengamos asignado en el centro de salud, hospital, o clínica, nuestra decisión de hacer los agujeros a nuestra hija. Ellos son quienes verdaderamente pueden indicarnos las pautas a seguir. Además verificarán que no haya causas que desaconsejen hacérselo en ese momento, como por ejemplo que tenga fiebre cuando vayas a ponérselos, o, si ha sido prematura, verificar que tenga el lóbulo lo suficientemente grande como para poder centrar el agujero. Estos y otros motivos pueden hacer que el especialista nos aconseje esperar un poco más de tiempo antes de hacerle los agujeros. Es importante esta consulta al profesional pues será quien os dará todas las indicaciones al respecto así como las pautas para su posterior cura.

De cara a realizar los agujeros, una magnífica elección es acudir a un enfermero pediátrico. Están sobradamente cualificados para ello y tendrán en cuenta todos los aspectos sanitarios a considerar antes de realizar el acto.

Haciendo al bebé los agujeros de los pendientes
Haciendo al bebé los agujeros de los pendientes

Otra posible elección es acudir a una farmacia. Lo importante es que quien haga la técnica esté especializado en la misma,  y que sea suave y cuidadoso con vuestro tesoro, sobre todo si la bebé es muy pequeñita.

El costo de hacerlo un sanitario frente a una farmacia es mayor, pero creemos que no deberíamos escatimar en este tipo de cosas tan importantes para nosotros y para nuestros bebés. No recomendamos otros sitios que no sean los indicados arriba para hacerle los agujeros a vuestra pequeña, y suponemos que vuestro pediatra os dirá lo mismo.

Según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP son sus siglas en inglés) nos afirma que si la perforación del lóbulo se hace correctamente y se realiza un seguimiento cuidadoso, hay pocos riesgos de complicaciones, se haga cuando se haga la perforación.

 

Técnicas para realizar los agujeros de los pendientes

 

Hay dos principales técnicas para realizar la perforación de los lóbulos: mediante pistola perforadora, y la técnica más tradicional mediante aguja.

El método de la pistola perforadora es el utilizado normalmente en las farmacias. Presionando un botón la máquina lanza rápidamente el pendiente a presión en el lóbulo de la oreja. Los pendientes no pueden ser a elección pues deben ser adecuados para encajar en la perforadora. Vienen sellados individualmente para que no se contaminen, y son de un material estéril y antialérgico. Es una técnica muy ruidosa y brusca, por lo que puede sobresaltar al bebé o dar problemas de cicatrización.

La otra técnica es mediante aguja, método utilizado habitualmente por los enfermeros. Este sistema es más lento en relación a la pistola perforadora pero tiene las ventajas de ser más suave y preciso. Debe ser realizado por personal cualificado acostumbrado a inmovilizar a pacientes y especialmente a niños para evitar movimientos inesperados y poder realizar dicha técnica correctamente. No están incluidos los pendientes, así que podremos escoger los mas adecuados y que más nos gusten para nuestra bebé. En relación a esta técnica os mostramos este vídeo donde podéis observar cómo realiza el proceso un profesional especializado:

 

 

Es muy importante que estos primeros pendientes sean de un material estéril y antialérgico como puede ser el oro, pero sobre esto, así como el cierre adecuado que deben de tener, su tamaño y las curas que debemos realizar durante los siguientes días, hablaremos en una próxima entrada, en qué hacer después de poner los pendientes a nuestro bebé.

En definitiva, obtener toda la información nos dará tranquilidad sobre el proceso, por lo que no dudéis en preguntar a quien se los vaya hacer sobre todo aquello que necesitéis saber, como por ejemplo si el material es de un solo uso o reutilizable, cómo y de qué material son los pendientes que les van a poner, si van a usar algún anestésico local, etcétera.

 

Déjanos tu comentario: